Header Ads

LOS ESCUDOS INVISIBLES DE PROTECCIÓN

Por Jorge Livraga
planos dimensionales, los once pasos de la magia, los siete chakras y la astrología, astrología védica y predicciones

Estamos viviendo, en estos tiempos del Siglo XX, una época de gran inseguridad, en la que el medio, altamente contaminado, se ha vuelto más agresivo.

Muchos se preguntan cómo podemos defendernos, aunque sea básicamente de estas agresiones que no siempre son estrictamente físicas, puesto que también hay otros planos de vibración de la naturaleza que son distorsionados por el consumismo y el ateísmo.

Los libros tradicionales de Esoterismo tocan este tema frecuentemente, pero carecen de aquellas fórmulas que puedan llevarse a la práctica de manera inmediata. Tal vez debido a la aceleración de los tiempos, sus «recetas» son inaccesibles al público y no consideran los peligros simples y recientes por los que debemos transitar quienes pretendemos mantenemos sanos, no sólo de cuerpo, sino también de Alma.

Dios y la Naturaleza, que filosóficamente no podemos considerar extremos separados ni contrapuestos, han dotado a todas las criaturas de una forma de «capucha» protectora que va desdelo espiritual a lo material. Pero el hacer operativo esta coraza requiere, por lo menos, la puesta en práctica de ciertos procedimientos.

Vamos a resumir esquemáticamente estas posibilidades.

Si con el Esoterismo Tradicional aceptamos que la Naturaleza vibra en 7 planos fundamentales (a su vez, cada uno tiene 49 sub-planos de vibración), podemos sintetizar en un cuadro las agresiones más comunes y las defensas posibles.

Plano Espiritual

Agresiones

· Olvido y desprecio por todo lo metafísico Versiones que imaginan al espíritu como una abstracción mental de lo material.
· Ciencia de anticipación y «fantaciencia» que pretende tener soluciones de la Causa Primera en base a la casualidad.

Defensas

· Profundizar dentro de sí mismo y de la circunstancia para redescubrir las Fuentes Ocultas del Ser.

· Dar al espíritu su función existencias de origen de toda manifestación. Causalidad.

· Lectura y meditación sobre los Libros Sagrados de todas las Místicas y sobre los grandes filósofos clásicos. Reflexiones sobre los Números Puros, despojados de atributos.

Plano Religioso

Agresiones

· Fanatismo de quienes creen que su religión une a Dios y las demás son simulacros meramente morales, cuando no diabólicos.
· Marxismo, capitalismo, liberalismo y todas las doctrinas que pretenden reemplazar Lo Sagrado por lo egoísta, comercial, lucha biológica a manera de las bestias.

· Desinformación que quedó anclada en los siglos XVIII y XIX.
Defensas

Estudio comparado de todas las religiones, separando lo evidentemente divino de las deformaciones históricas humanas.

· Observar minerales, vegetales, animales y hombres.

 Contemplar la sabiduría de inteligencia de sus estructuras, que evidencian un Pensador Divino.

· Orar. Ser humilde de corazón. No avergonzarse de creer en Dios ni de hablar de Dios.

Plano Filosófico

Agresiones

· Terminología confusa y hueca.

· Exaltación de lo malo, lo feo, lo brutal, envuelto en una angustia existencia¡ carente de voluntad de búsqueda de la Verdad.

· Falsas denominaciones y manipulación del lenguaje para hacer aparecer los intereses creados y la holgazanería como formas actuales de filosofía.

· Mezclar la búsqueda de la Verdad con la necesidades orgánicas y los vicios psicológicos.

Defensas

· Mantener la mente clara. ideas simples y puras.

· Exaltar lo justo, lo bueno y lo bello.

· Hacer ejercicios basados en figuras geométricas que eviten que la mente caiga en lo pornográfico y demás ideas circulares enfermizas.

· No pertenecer a ninguna secta ni partido político.

· Elevar el pensamiento y poner alegría en todas las concepciones filosóficas.

Plano Mental Concreto

Agresiones

· Formas mentales de envidia, odio, celos. Excesiva inserción en negocios y temas de dinero.

· Mantener rencores ocultos.

· Perder horas y horas frente al aparato de TV viendo necedades.

· Todo lo que sea indisciplina, desorden, o violencia inútil.

· Pensar demasiado en sí mismo, de manera egoísta.

· Abandonarse al miedo.

Defensas

· Formas mentales. Ejercicios basados en poder mantener la mente fija en cuerpos geométricos, esferas y poliedros.

· No odiar, tratando de comprender las razones de cada uno.

· Evitar excesivas ambiciones materiales. Ordenar la propia vida. No trasnochar ni contraer deudas innecesarias.

· Leer sobre hombres valientes.

Plano Psíquico o «Astral»

Agresiones

La propaganda masiva a través de periódicos revistas, TV y radios.

· La «erótica», la «sexología» y otros temas propios de degenerados e impotentes. Vivir en la suciedad, la humedad y la oscuridad, que es donde moran las «larvas», Las músicas y ruidos  estridentes.

· La cercanía de «discotecas», «casas de masajes» y tabernas donde se grite y se beba en exceso.

· Los «odios históricos» alentados por los oportunistas.

· La cercanía de «travestis», lesbianas y maricas.

· La cercanía de guerrilleros, criminales comunes y ladrones.

Defensas

· La buena utilización de¡ tiempo en sanas lecturas, paseos, conciertos, deportes, museos y lugares artísticos.

· La moderación sexual y los periodos de castidad absoluta.

· No embriagarse ni intoxicarse.

Evitar las drogas que rompen el «Escudo Etérico» y dan paso a enfermedades de todo tipo.

· Vivir en lugares limpios, los más estéticos posibles.

· Oír y familiarizarse con la música «clásica».

· Con la poesía.

· No ir al psiquiatra salvo en caso de enfermedad. Reemplazarlo por el autocontrol, buenas horas de sueño y acostumbrarse a «tirarse de la cama» ni bien se despierta.

· Tener amigos y amigas sanos y decentes.

Plano Vital o Pránico

Agresiones

· Leer y hablar de enfermedades no siendo médico.

· La obsesiones por aparentar menos edad.

· La mala alimentación, excesivamente monótona o con abundancia de carnes rojas y frutos de mar.

· Fumar más de seis cigarrillos diarios. Beber alcohol fuera de las comidas. Utilizar en exceso el aire acondicionado, desprovisto de iones necesarios.

· No estar nunca al sol o exponerse a él sin medida una vez al año.

· Usar perfumes o varitas de «inciensos» de baja calidad o demasiado «dulces».

· Sobre utilizar estufas y ventiladores cercanos al cuerpo.

· Exponerse sin ser necesario a todo tipo de polución o humos.

· Pretender «magnetizar» o hipnotizar sin saber hacerlo o como mero juego.

DEFENSAS

· No hablar de enfermedades obsesivamente. Cuando se menciona una enfermedad no tocarse el propio cuerpo o el de los otros para señalarla.

· Recurrir a la «Nueva Medicina».

· Masticar mucho y bien lo que se come. Mantener la boca y los demás orificios del cuerpo siempre limpios.

· No intoxicarse con drogas ni humos de tabaco o especias de las que ni se conocen ni se dominan sus efectos sobre los «éteres». No respirar aire viciado o reciclado. No exponerse excesivamente a las radiaciones de TV, focos de calor o luz muy cercanos, salvo la hoguera natural.

· No utilizar ropa, mesa ni cama sucia o que hayan usado otros sin haber sido cambiados los paños.

· Bañarse diariamente o por lo menos 3 veces semanales.

Plano Físico

Agresiones

· Forzar el cuerpo sin tener en cuenta la edad ni las circunstancias, como ser temperatura y altitud.

· No vestir el cuerpo correctamente por «estar a la moda».

· No hacerse revisiones médicas ni análisis de sangre, etc.

· Los ruidos fuertes y estridentes. Los golpes innecesarios.

· La glotonería. La beodez Todas las intoxicaciones.

Defensas

· No forzar el cuerpo innecesariamente ni caer en la pereza de no moverlo adecuadamente.

· Revisar el cuerpo médicamente por lo menos una vez al año.

· Vestir correctamente según cada circunstancia. Esto trae armonía no solamente física.

· Evitar ruidos estridentes y discusiones acaloradas.

· Jamás levantarse de la mesa ahíto de tanto comer. Beber moderadamente.
· Comenzar la jornada bebiendo un vaso grande de agua mineral.

Es evidente que el «Cuadro» que antecede no es ni pretende ser completo y que debe adaptarse a cada naturaleza humana y al momento que se está viviendo, manteniendo siempre la iniciativa y haciendo primar la voluntad sobre la carne pasajera.
Además de las defensas físicas de huesos y músculos sobre las partes más importantes de nuestro cuerpo, como cerebro y corazón, la Naturaleza nos ha dotado de otros escudos no visibles normalmente, constituidos de sustancia etérica. Pero todos son frágiles si no evitamos las intoxicaciones y las percusiones violentas.

El deterioro de estos escudos normalmente invisibles, no siempre es reparable y por sus roturas se filtran rayos cósmicos y formas elementales y mentales que aumentan las aberturas de las tramas y llegan a enfermar el cuerpo y la psique, pudiendo tener fatales consecuencias.

El improvisar en «Ocultismo Práctico» es altamente peligroso. El recitar «mamtras» y el «inciensarse» con sustancias que no son inciensos, el practicar «espiritismo», «hechicería» y «magias» sin saber en verdad lo que se hace, destruye nuestras naturales protecciones invisibles y revierte sobre nosotros fuerzas desbocadas que llevan a la locura y a la más terrible de las muertes, pues no se detiene con la muerte del cuerpo.

En los tiempos que corren, abundan los «Gurus» y «Maestros» ... pero casi en su totalidad lo son de mentirillas. Una verdadera invasión de personajes que lindan con la locura, cuando no están rematadamente locos, nos acosan. Un «orientalismo» enfermizo -que de Oriente no tiene nada más que alguna forma externa, como ser el ahorrar en comprar sillas ofreciendo almohadones, para sentarse en «salas de meditación», que no pasan de ser simples habitaciones no siempre limpias ni dedicadas solamente a eso, daña gravemente las defensas o escudos etéricos de los incautos.


Tan solo una fuerte voluntad, una mente clara, una cultura superior, una vida sana y el contacto con el aire y las personas libres, pueden preservar nuestras defensas. Y entiéndase por «personas libres» no a las libertinas sino a aquellas que no están esclavizadas por sectas políticas ni religiosas, que viven honradamente de su trabajo y no son esclavas de sus pasiones ni de las pasiones de los otros; generosas, buenas e íntimamente jóvenes. Que gusten de la risa franca y de los temas que elevan el Alma.